Isla Mujeres origen y actualidad

Isla Mujeres origen y actualidad

No se tienen muchos datos acerca de ocupación maya en Isla Mujeres; sin embargo, se observan vestigios en forma de modestas construcciones que seguramente sirvieron como adoratorios.

Origen del nombre Isla Mujeres

Hay varias versiones acerca del origen del nombre de Isla Mujeres. Francisco López de Gómara narra que cuando Francisco Hernández de Córdoba atracó en la isla halló un pequeño recinto que contenía ídolos con características femeninas, lo cual originó que se le llamara Punta Mujeres.
Otra versión afirma que a la llegada de los primeros expedicionarios españoles a la isla en 1517, los hombres del lugar se hallaban pescando, por lo que infirieron que la isla se hallaba ocupada sólo por mujeres. Una más asevera que el nombre maya de la isla era lxchel (diosa de la fertilidad entre los mayas) pues se decía que ahí eran enviadas las jóvenes vírgenes antes del matrimonio para obtener fertilidad y que sus partos no sufrieran complicaciones. No obstante, la versión más aceptada es la primera.

Una historia de piratas.

Isla Mujeres sirvió de refugio a piratas que asolaban las ciudades costeras del Caribe donde obtenían provisiones. Las tranquilas aguas de laguna Makax dieron resguardo y cobijo a piratas famosos como Jean Lafitte y Henry Morgan. Fantasiosos lugareños afirman que ahí dichos piratas enterraron parte de sus tesoros.

El último pirata famoso que residió en la isla fue Fermín Mundaca, quien se enamoró de una joven Iugareña conocida como “La Trigueña”, que no hizo caso a sus requerimientos amorosos. Con la intención de ganar el amor de la joven, Mundaca mandó construir una elegante hacienda que pensaba compartir con “La Trígueña”; ésta, sin embargo, no accedió. Hoy la mansión, conocida como Hacienda Mundaca, se halla en ruinas y es visitada por turistas atraídos por la fama del pirata. En el cementerio del pueblo se halla la tumba de este tardío bucanero fallecido en la ciudad de Mérida, a causa del alcohol y la tristeza.

Qué hacer en la isla

A pesar de sus reducidas dimensiones (siete kilómetros de largo  por uno de   ancho); en Isla Mujeres se puede realizar prácticamente cualquier actividad marina.
En la parte norte se halla Playa Cocos o Playa norte, que por su fina arena, aguas transparentes y suave oleaje es apropiada para practicar la natación o simplemente, tomar el sol y admirar los atardeceres del Caribe mexicano.

Compras: Recorriendo las agradables y estrechas calles del centro de la isla encontrará tiendas de ropa de playa y de artesanías de casi todas las regiones del país, sobre todo cerámica, madera tallada, sombreros panamá, tapetes tejidos provenientes de Chiapas, hípíles, textiles, hamacas, trabajos en ónix y souvenirs varios. Isla Mujeres es reconocída mundialmente por su fina joyería; aquí podrá encontrar piedras preciosas, artículos de oro y plata, arte local y artesanías mayas.

Recorrido por Ia isla

La atmósfera rústica de Isla Mujeres atrae gran cantidad de visitantes. El centro se halla en la parte norte de la isla y sus pequeñas calles son ideales para pasear tranquilamente. ,… . Podrá visitar las joyerías y tiendas de ‘ _ artesanías características de la isla o comer en alguno de sus restaurantes. Desde el centro le toma pocos minutos  llegar a las playas del norte; ahí se ubica  Playa Cocos, también conocida como Playa Norte. Rumbo al sur podrá visitar la Hacienda Mundaca; más adelante encontrará el Parque Garrafón y de ahí podrá visitar el faro, en el extremo sur de Ia isla. Se recomienda recorrer Ia isla en carrito de golf; aunque, gracias a su corta extensión, puede hacerlo en motos que se alquilan en el centro o tomar taxi. Si desea cruzar de Ia parte continental a la isla con su automóvil, en Punta Sam zarpa el transbordador que lo conducirá a ella.

Pesca deportiva

La pesca deportiva es otra actividad a desarrollar en Isla Mujeres. Los puntos de pesca son los mismos que se incursionan desde Cancún: La Grieta y La Corrientada. En lsla Mujeres hay marinas y en el verano se realizan torneos de pesca. A ¡mes de abril la isla es sede de la Regala Internacional “Amngos del Sol“, y veleros provenientes de la Florida son recibidos con algarabía.

Paseos en lancha

En Puerto Juárez puede contactar con Iancheros locales que le ofrecen el transporte a la isla, ida y regreso, comida de pescado capturado y preparado por ellos mismos, un paseo a los lugares de interés en la parte oeste de la isla y equipo para realizar el esnórquel a precios médicos.

Parque Garrafón

La visita a Garrafón garantiza muchas distracciones: puede bucear o esnorquelear para conocer más del mundo submarino, pasar un día de descanso en el área de las hamacas, nadar en la alberca, disfrutar de la imponente vista desde la Torre Escénica Giratoria, caminar hacia Punta Sur para visitar las ruinas del Templo lxchel -un pequeño adoratorio maya-, y admirar el espléndido entorno.

Parque Escultóiico

Bajo la iniciativa y convocatoria del escultor mexicano Sebastián nació este parque en Punta Sur,

donde escultores nacionales e internacionales dejaron huella con sus obras. Manuel Felguérez, Eduardo Stein, José Luis Cuevas, Sebastián, Pedro Cervantes, Helen Escobedo, son sólo algunos de los nombres que imprimieron su arte en este encuentro creativo, aunado al de once más de origen extranjero. La vista que ofrecen las coloridas y multiformes esculturas resulta imponente, y añade singularidad al paisaje de Punta Sur.

Ambiente isleño

No obstante la cercanía con Cancún, el ambiente de Isla Mujeres es contrastante. Desde su arribo a Ia isla Io envolverá una atmósfera de provincia caribeña que su gente, casas y comercios Ie proporcionan. En Ias calles del centro encontrará restaurantes para todos los gustos y bolsillos, tiendas de ropa casual y de playa, joyerías, agencias de viajes, bancos y tiendas de souvenirs. Algunos bares y restaurantes se animan con música caribeña de reggae y tropical; pero también hallará música de rock, jazz y romántica. A diferencia de Cancún, la Vida nocturna de Isla Mujeres no es tan dinámica, sin embargo es también gratificante esperar la noche en los bares y restaurantes que se asientan a la orilla del mar, sobre todo en Playa Norte o Cocos.